Facebook
Partidas abiertas
No hay registros Ver más
¿SUDAR PARA ADELGAZAR?
Consejos Deportivos
08/03/2019

   "Sudar para intentar adelgazar" es una práctica que consiste en el uso de ropa excesivamente gruesa para las condiciones ambientales, o bien de prendas impermeables (fajas y otros elementos aislantes), que combinados con el ejercicio y con la restricción de agua u otros líquidos, proporciona a las personas la impresión de una pérdida de peso mucho mayor.

   Así , REALIZAN ESFUERZOS BAJO CONDICIONES INAPROPIADAS, PUES PRETENDEN ADELGAZAR A COSTA DE CORRER A LAS HORAS DE MÁS CALOR, COLOCÁNDOSE UN PLÁSTICO SOBRE LA PIEL (Casimiro, Ruiz y García, 1998), O SE INTRODUCEN EN LA SAUNA PARA SUDAR ABUNDANTEMENTE ESPERANDO UN EFECTO ADELGAZANTE.

 

   AUNQUE UNA PERSONA PODRÍA RESISTIR SIN COMER UNOS 30 DÍAS, LA CARENCIA DE AGUA LIMITARÍA SU SUPERVIVENCIA A UNOS POCOS.

  •  El agua representa el 60% del peso corporal total de un hombre joven y el 50% de una mujer.
  •  Un adulto sano que pese 68 Kg tiene 37 Kg. de agua en su cuerpo.
  •  LOS TEJIDOS CORPORALES CONTIENEN DIVERSAS CANTIDADES DE AGUA: EL MÚSCULO TIENE UN 80%, LA GRASA UN 20% Y EL HUESO UN 25%

   Sudar para adelgazar provoca deshidratación, que a grandes niveles puede llegar a provocar la muerte si no se toman las precauciones adecuadas. La práctica de ejercicio bajo altísimas temperaturas, con ropas de abrigo o plásticos es una ayuda suplementaria para el temido golpe de calor. Con una ropa inadecuada y plásticos, la evaporación del sudor o refrescamiento por medio de las corrientes de aire no se produce y aumenta peligrosamente la temperatura interna del cuerpo.

   El golpe de calor es un trastorno que pone en peligro la vida y requiere atención médica inmediata. Se caracteriza por una temperatura corporal interna muy elevada (superior 40 grados centígrados), no se suda, la piel está seca y caliente, la frecuencia cardíaca y la respiración se aceleran, la tensión arterial se eleva, la persona se encuentra confundida, puede perder la conciencia, e incluso morir.

   El agua de perdemos hay que recuperarla. En un día normal se pierde, y se debe reemplazar, alrededor de 2,5 litros de agua. De esta pérdida, alrededor de 0,7 litros proceden de los pulmones y la piel (pérdidas de líquido insensibles); 1,5 litros por la orina; 0,2 litros por las heces y alrededor de 0,1 litro a través de la transpiración.

   El índice de secreción de sudor puede oscilar entre 1 y 3 litros/hora, dependiendo de las condiciones ambientales, vestimenta y características del ejercicio.

   Prevención de la deshidratación y técnicas de pérdida de peso adecuadas . Una actitud preventiva es necesaria para evitar los riesgos derivados de la deshidratación.

    UNA CORRECTA HIDRATACIÓN PERMITE QUE SE SUDE ADECUADAMENTE, evitando una elevación de la temperatura interna y una frecuencia cardíaca menos acelerada, lo que desencadena un mejor rendimiento y una práctica de ejercicio físico más saludable.

   EL PATRÓN ÓPTIMO DE HIDRATACIÓN DURANTE EL EJERCICIO ES AQUEL EN EL QUE SE REPONEN POR COMPLETO LAS PÉRDIDAS DE AGUA A TRAVÉS DEL SUDOR. El peso de agua perdido en exceso se debe recuperar al beber tanto durante como después del ejercicio. Esto es particularmente importante si se trata de niños y mayores que realizan actividad física, dado que tienen mayores problemas de termorregulación .

   LOS NIÑOS, AL TENER UN METABOLISMO MÁS ELEVADO, GENERAN MÁS CALOR CORPORAL.

   Esta carga metabólica más elevada, añadida a una evaporación menos eficaz, provoca que tengan una menor tolerancia para hacer ejercicio en ambientes calurosos, y una mayor susceptibilidad al estrés por calor.

    Si además, las condiciones ambientales son de calor y alta humedad, los requerimientos de agua aumentan considerablemente.

« Volver